MAXI MARINUCCI: UNA CHARLA CON EL SEÑOR DE LOS TUCANES

entrevistammTXT: Seba Chacón

Fotos: Maxi Marinucci


Con una vida repartida entre la fotografía de surf y su pasión por los animales, el marplatense Maximiliano Marinucci fue cimentando las bases de una carrera gracias a esa gran universidad que no tiene aulas, pero que sí tiene aeropuertos, aviones, caminos, hoteles, autos de alquiler, olas, culturas, olores, esperas, amigos, playas, selvas, impronta y aventura. Su pasaporte atestigua su paso por África, casi toda América Latina y Europa, y días antes de comenzar a escribir esta entrevista, su último visado estará a cargo de algún oficial balinés encargado de darle la bienvenida al archipiélago malayo.

 

 

 

 

 

 

 

 


Mientras el último sol de otoño se filtra por la ventana de la cocina, nuestro entrevistado prepara un frutal desayuno para sus tucanes, a esta altura de su vida una obsesión que pronto verá la luz en un libro dedicado a la especie. Al tiempo que termina con el ritual mañanero, nos advierte del agua para el mate y después de los testeos de rigor comienza el ida y vuelta con las primeras facturas. Maxi Marinucci heredó el arte de la observación activa gracias a su familia materna, él encarna la tercera generación de fotógrafos marplatenses.


Con la presencia de un alce, un papagayo, una leona y un tucán que miran sin ver desde una pared, empezamos a conversar y esta vez lo hacemos desde el principio.


“El contacto con el mar es de toda la vida, nací en esta casa donde estamos haciendo la nota (Playa Grande) y toda la vida fui a Playa Grande…Después empecé a ir a Mariano y mientras tanto viajaba mucho. En determinada época de mi vida me había propuesto irme a vivir a África, antes del 2000 tenía que estar allá, por esas cosas de la vida un amigo fallece y mi primo que era con quien iba a viajar decide no ir y no me quedó otra alternativa que viajar solo. Ahí me fue muy bien con la fotografía de fauna, algo que había empezado cuando tenía 14 años…La idea era armarme mi propia enciclopedia de animales, desde chico fui fanático de los animales y África era el primer tomo de la enciclopedia. Allá toda la plata que conseguía trabajando la invertía en rollos de diapositiva y equipamiento, de ahí salió un lente que después me sirvió para la fotografía de surfing. Fotografiar animales me afiló, me dio el entrenamiento justo para captar momentos únicos que para algunas personas puede ser lindo o atractivo”.

 

{yoogallery src=[/fotos/fauna] width=[90] height=[70] thumb=[rounded] spotlight=[0] load_lightbox=[1]  title=[fauna}


¿Cómo llega el surf?


Me crié en un cuarto que era un collage de fotos de surf de los años 80, la primera tabla me la compraron mis viejos en Ala Moana, el local del “Rata” Aguerre…Tendría diez años, después la conexión con amigos que surfearon toda la vida me mantuvo en contacto con el surf. Después del secundario me dediqué a viajar y en el 2003 me instalé nuevamente en Mar del Plata.


¿Por dónde anduviste?


Brasil, Costa Rica, casi todo Sudáfrica, Mozambique, Zimbabwe…La costa de Brasil la recorrí en casi su totalidad, Chile, Uruguay, Panamá, Nicaragua, México, Caribe…Viajé mucho.

 

{yoogallery src=[/fotos/surfma] width=[90] height=[70] thumb=[rounded] spotlight=[0] load_lightbox=[1]  title=[surfma}


¿Cuál fue el lugar al que más lejos llegaste con la menor cantidad de dinero?


A Sudáfrica, en realidad no tenía la menor idea de dónde estaba cayendo…No conocía el idioma, era un sueño y no me importaba nada, me la jugué y fui para allá. Es más, me acuerdo que ni equipo de fotografía llevé, le quise devolver mi primer equipo profesional a mi hermana que fue ella quien me inició en esto porque cuando empecé mi mamá ya no estaba sacando.


Entre preguntas y respuestas el canto (parecido a un croar) de las aves dueñas de casa suena como un agradecimiento por el desayuno, Maxi parece advertirlo y percibo una especie de orgullo por tantos años de investigación y viajes tras estas aves autóctonas de las selvas sudamericanas.“Me obsesioné con los Tucanes a los 16 años, desde ahí siempre tuve parejas de estos pájaros en casa, menos en la época que estuve viajando que se los tuve que dejar al cuidado de una persona y me los vendió (risas)…Pero bueno, era una decisión que estaba entre viajar o quedarme y seguir con esa vida y con los Tucanes”.

 

tucan


Mientras la conversación avanza, la sensación es la de estar frente a un tipo que sin querer fue heredando distintas pasiones familiares, el estar en la ruta es otro de estos souvenirs:”Mi tío me inició en esto de viajar, con él viajé mucho por el país y aunque parezca mentira conozco mucho de Argentina, quizás destinos a los que cualquier otro fotógrafo de surf no iría nunca porque no tiene nada que ver con el surf. Mi tío falleció en el 99 pero me dejó un montón de cosas, entre ellas el gusto por los viajes. Conozco mucho del impenetrable en Chaco, Corrientes, La Pampa y muchos otros lugares”.


¿Por qué mucha de tu obra no se ve más allá de las publicaciones de surf?


La verdad que mucha de mi obra es todavía inédita, ahora tengo ganas de ir a Londres y a España para entrar en contacto con algunas editoriales importantes y ver si podemos publicar algo de lo mucho que tengo. Casi toda mi obra está en diapositiva y en papel profesional, es material que no pierde vigencia y eso está probado porque publicaciones como Surfer, Surfers Journal, los libros como “Coffee Table Books” o los de National Geographic siguen utilizando diapositiva porque nunca se pudo lograr el mismo color exacto y real que logra la gelatina de la diapositiva y porque los colores digitales no son sintéticos y además la calidad de impresión de una fotografía digital no logra captar lo que sí consigue una diapositiva. La diapositiva no siempre sale bien, no miente…Lo que sale es lo que vos hiciste en ese momento.

 

{yoogallery src=[/fotos/fauna2] width=[90] height=[70] thumb=[rounded] spotlight=[0] load_lightbox=[1]  title=[fauna2}


Publicaste en National Geographic, ¿cómo se dio esa oportunidad?


La foto de National Geographic fue tomada en un campo del sur de Chile, en una casa de adobe con techo de paja, dónde vive la tercera generación de una familia muy humilde que me abrió las puertas y que me invitó a compartir una comida con ellos, fue un momento muy lindo. Me dejaron sacar una foto y la verdad que quedó muy natural, después la envié a National Geographic en español y la publicaron en uno de sus números y en el site.

 

natgeo


¿A qué fotógrafo de surf tenés como referente?


Me gusta Edwin Morales, me gustan las fotos de agua que él hace. No soy de investigar mucho a otros fotógrafos, creo que muchas veces no sé en qué lugar ubicarme con respecto a otros colegas del medio. Trato de ver mi trabajo a través de las reacciones de la gente, con eso me doy cuenta si mi trabajo gusta o no. En fotografía de fauna siempre me llenó lo de National Geographic, siempre lo tuve como un camino a seguir, me pegué más a ese medio que a un fotógrafo en particular.

 

¿Además de traer material de surfing, cuáles son las expectativas para este viaje a Indo?


En este viaje además de fotos de surfing quiero aprovechar para trabajar en los parques de Sumatra, Java y Borneo para ver si puedo ver animales que no creo que vuelva a verlos en libertad. En cuanto a olas quiero estar en Desert Point, Nias, Lombok, Sumbawa, Mentawais y las clásicas Padang Padang y Uluwatu.

 

{yoogallery src=[/fotos/surfma2] width=[90] height=[70] thumb=[rounded] spotlight=[0] load_lightbox=[1]  title=[surfma2}


Es sabido que el surfista y el pescador están estrechamente ligados a través de sus relatos. El pescador de caña en mano siempre suele pescar el pescado más grande y más pesado, mientras que el surfista siempre suele tener un relato en donde la ola más grande del día o del set se la llevó él…Historias más, historias menos lo cierto es que con el trabajo del fotógrafo muchos de esos hechos pueden ratificarse o rectificarse. La dupla fotógrafo – surfista es una de las sociedades más perdurables después de la establecida entre ola y surfista. “También me siento un poco responsable de generar motivación en los amigos para los viajes, por ejemplo ahora van para Indo Federico Goñi, Lucas Santamaría, Juanchi Iannone, Nahuel Amalfitano, Lele Usuna, Marcelo Rodríguez y quizás los hermanos Cosoletto. Es una responsabilidad grande pero es algo que ya hice en su momento con Ornella, estoy acostumbrado a convivir con surfistas porque siempre es lindo mantener una sana convivencia entre el grupo.


Los viajes a lugares tan exóticos como Indo son un tanto más riesgosos que otros, además si tenés en cuenta que es uno de los lugares donde más terremotos hay eso le agrega otro sabor a la aventura. Ni hablar cada vez que entrás a un parque nacional para hacer fotos a animales salvajes… Pero si te ponés a pensar en todos esos riesgos no salís de tu casa, de última si me muero ahí muero con dignidad. Prefiero morir estrangulado por un orangután y no a manos de un motochorro en Villa Domínico (risas)”.

 

jbaymm


¿Crees que la fotografía digital bastardeó un poco la profesión?


No, para mí no. No porque pasa más allá de la máquina de fotos, la máquina te ayuda a transmitir ese momento para que lo pueda ver otra persona…Después la manera en que  lo captás es infinita, lo que sí hay es una técnica que determina que hay un equipamiento para cada situación. Hay algo muy especial que es el momento de captura, algo que mucha gente no le da importancia. Por ahí escucho a varios que dicen que se tiran una secuencia…Y la verdad que se quedan tirando secuencia pero no captan el momento. Son milésimas de milímetros que si no lo lográs no sirve, podés estar en el agua y disparar para la novela. Mar del Plata no sirve para foto de agua, es muy difícil.


Yo creo que hay un trabajo muy importante que es el documentalismo, de cada expedición  vos podés generar una cosa periodística y documentalista desde tu visión. El rayo, el indígena, el caracol, la ola, el lugar, el surf, el atardecer, el viento, la tormenta, los colores, la maniobra… El conjunto del trip es lo que hace que al ver te corra algo por dentro y que te den ganas de comprar la nota porque es algo que vende.


Otra cosa es muy importante el trato con el surfista, o tenerlo de tu parte porque no podés progresar con ese surfista si no tenés una relación bien aceitada. Son cosas muy valiosas, a mí me gusta empezar el día bien temprano y captar momentos que quizás no muchos pueden ver, en Mar del Plata me di el gusto de ver olas, colores y momentos mágicos que a veces pasan y que con una máquina en mano si tenés el ojo entrenado podés capturarlos.

 

pocaluz

Una de las tantas idas a Chile.



¿Cómo definirías tu estilo?

 

pocaluz2

Hablando de lugares con poca luz.


Creo que generé mi propio estilo y siento que ni en la revista que trabajaba me entendían, tomé la iniciativa para generar un estilo de fotografía de surf. Utilicé las Asas de otra manera debido a la poca luz de los lugares a los que viajo, como Chile o incluso acá en Mar del Plata, con el equipamiento mío que el lente no era tan luminoso empecé a utilizar otro sistema para optimizar la máquina… Llegás a utilizar todos los recursos para generar algo. Fue algo que no se veía porque generaba un poco de grano en la foto, pero podía seguir utilizando velocidades altas con muy poca luz, utilizaba 3200 u 800 Asas pero con luz no de noche, pero luces ciertamente dificultosas. Empecé en blanco y negro, mi hermana tenía un laboratorio en casa y eso me llevó a hacer de todo en la fotografía, menos la foto social que no me gusta, hice de todo.

Entrevistas

Más posteos similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú